Araucana
 
>> Home Noticias Nacional No todos los niños pueden comer huevos de chocolate

No todos los niños pueden comer huevos de chocolate

Obesos, diabéticos y aquellos que sufren intolerancia a la lactosa deben tener precaución de consumir estas golosinas típicas de Pascua de Resurrección.
Verdaderos festines de chocolate se darán los niños en estos días previos a Pascua de Resurrección. Es que la dulce golosina ya invade el comercio y se transforma en la irresistible tentación para todos. Pero algunos pequeños deben abstenerse de disfrutar su exquisito sabor.
Sofía Godoy Toledo, nutricionista y académica de Nutrición y Dietética de la Universidad San Sebastián, dice aquéllos que sufren intolerancia a la lactosa moderada o severa deben evitar consumirlos, lo mismo que los niños diabéticos.
Hay casos más extremos y de bajísima incidencia como los menores que padecen un trastorno llamado fenilcetonuria, quienes tampoco pueden comerlos.  Estos pacientes, al igual que aquellos con intolerancia a la lactosa, deben optar por los chocolates puros, es decir, a los que no se les ha adicionado leche, dice la académica.
La industria alimentaria también ofrece algunos que no tienen azúcar adicionada y que podrían servir para que los niños diabéticos disfruten de esta fiesta.
Sofía Godoy plantea que especial precaución deben tener los padres de niños con sobrepeso u obesidad, debido al alto aporte calórico de los chocolates.
Cantidad
Las prohibiciones también tienen que ver con la edad. “La introducción del chocolate no debe ser antes de los dos años, ya que desde esta edad recién los niños pueden integrarse a la dieta familiar y pueden incorporar nuevos alimentos con sabores y texturas desconocidas hasta entonces”, dice.
Pero aquellos que sí pueden comer, deben tener cuidado con las cantidades. Los excesos, al igual que en todos los aspectos, son negativos y pueden generar problemas gastrointestinales como  diarrea, náuseas y vómitos. Además, “un consumo excesivo se asocia con riesgo de obesidad, por su importante aporte de grasas y azúcar”.
Sofía Godoy dice que “la cantidad para niños saludables de 1 a 5 años es de aproximadamente  50 gramos al día”.
En el caso de los huevitos, “es recomendable fraccionar la ingesta a lo largo de los días. Lo ideal es que no sean consumidos todos de una sola vez, sino que comer alrededor de 3 a 4 huevitos de 20 gramos,  que pueden aportar en promedio 120 calorías cada uno”. La experta plantea que si consideramos que una persona come alrededor de 10 huevitos, eso corresponde a 1.200 calorías, casi todo el aporte calórico que un niño necesita durante  un día.
Asimismo, lo ideal es que el consumo no afecte los horarios de alimentación. Los niños pueden comerlos “a media mañana o bien a media tarde, ya que se trata de un alimento muy energético y calórico, que no conviene mezclar o añadir a una comida principal. Se debe tener presente que si los huevitos se ingieren antes del almuerzo lo más probable es que no se tenga apetito y se deje de lado el plato nutritivo del día”.
Pero por supuesto que no todo es negativo. “El cacao que contienen los chocolates es rico en antioxidantes, que junto a los presentes en frutas y verduras, entre otros, aumentan el aporte de antioxidantes, ayudando a la protección cardiovascular”. Y demás está decir que, tanto para los niños como para los adultos, comer chocolates es un placer irresistible.

Más cacao, mejor
Si les dará chocolates a sus hijos, lo ideal es que sean de buena calidad. La nutricionista y académica USS dice que mientras mayor cantidad de cacao tenga, es de mejor calidad. Recomienda:
-Un buen chocolate tendrá un color café muy oscuro y brillante, uniforme, sin ningún tipo de mácula, burbujas ni hendiduras.
-El tacto debe ser firme, nunca pegajoso y, al partirlo, debe ofrecer una resistencia mínima. Si forma astillas, está demasiado seco y si es difícil de partir, está muy ceroso. En la boca, la disolución debe ser fácil, continuada y completa, esto es, sin rastro alguno de granulosidades.
-Un buen chocolate es aquel que está hecho a base de cacao sin modificar sus sustancias naturales. El artesanal es un buen ejemplo y también aquellos llamados chocolates puros, negros, amargos o bitter.
 

Subscríbete Aquí

Gracias por solicitar tus noticias...










¿Quién está en línea?

Tenemos 763 invitados conectado

COLUMNISTA

SOÑADORQuerido viejito te pido algo...

article thumbnailHace algunos años escribirle al viejito pascuero era toda una aventura llena...
+ Leer más

SOÑADORSe adelantó la Navidad

article thumbnailDesde hace ya bastantes años cada vez la manifestación de la Navidad llega...
+ Leer más

SOÑADORDéficit valórico afecta a nuestra sociedad

article thumbnailHoy podemos comprobar cómo cada día más niños se crían y educan en casa o...
+ Leer más

Editorial

Cuidado con las compras aventuradas

article thumbnailCuando ya estamos en pleno stress navideño con las compras a última hora,...
+ Ver más